ÍndicePortalRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Amanecer y ocaso ( privado )

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Amanecer y ocaso ( privado )   Mar Jun 30, 2009 7:26 pm

Una noche como tantas otras, caminando por esos sucios y pestilentes callejones, pisando no sabía que, si basura o gente por allí tirada.

Me había ido paseando por varias tabernas, destartaladas y llenas de gentuza, como yo mismo, asi era como me sentía, la persona mas sucia, ruin y traidora del mundo.

Con pasos temblorosos me acerqué a la pared, recostándome con el hombro en ella, sentía la mente embotada. Eso es lo que buscaba, esa debil barrera que me hiciera olvidar, pero aun así, los recuerdos volvían una y otra vez a ella.

Alcé la cabeza y miré el oscuro cielo, la luna era la única que se atrevía a reflejarse en él, cerré los ojos y volteando ligeramente el cuerpo lo dejé apoyado en la pared, echando la cabeza hacia atrás.

Lo veía, una y otra vez, mi hermano, la discusión, la caida, el grito mudo que quedó a medio salir en mi garganta, atenazándome hasta casi dejarme sin respiración, el corazón que de tan fuerte palpitar parecía que se pararía de un momento a otro.

_ Paul...

Mi cuerpo desaliñado, vencido por el cansancio y el licor fue resbalando lentamente hacia el suelo. Apoyé los codos en las rodillas dobladas atrapando mi cabeza, escondiéndola entre esos brazos que un dia fueron incapaces de detener a mi hermano.

Una desesperación empezó a atenazar mis sentidos, un sentimiento de culpa que no desaparecía clamaba su venganza y yo... quería olvidar.
Con un leve sollozo, las lágrimas empezaron a descender por mis mejillas, incapaz de evitarlas, incapaz ya de controlar el temblor que recorría una y otra vez mi cuerpo.

Olvidar, eso es lo que quería, olvidar. No... morir, eso es lo que deseaba. Pero aunque la reclamara una y otra vez no venía, se seguía escondiendo de mi. La llamaba a cada momento, pero no me escuchaba.

Un ahogado rugido salió de mi boca, intentando de nuevo llamarla, intentando que esta vez me oyera, no podía más, no debía ni me merecía seguir vivo.


Última edición por Louis el Miér Jul 01, 2009 2:41 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Miér Jul 01, 2009 10:04 am

Crónica Nº 1

Los astros incandescentes titilaban junto a una redonda y llena Dama Blanca, incólumes en la aterciopelada bóveda celestial, ahora teñida de un tono azulado.
Era una bella noche, algo poética, algo misteriosa, perfecta para pasear ... y cazar.
Yo soy Lestat, un Vampiro de 22 años en apariencia, de angelical aspecto. Visto como un rebelde, a veces, no todo el tiempo, como hoy, que la ocasión lo amerita (llevo puesto mis acostumbrados pantalones de montar, mis botas de motoquero, una remera blanca y encima, una chaqueta negra ... todo un pijo) Soy poseedor de una sonrisa cautivante, y mis ojos azul eléctrico poseen esa chispa de vitalidad impregnada, hipnotizante ... mi habla es como un gangster. Nadie imaginaría que bajo ese aspecto bello y majestuoso, se hayaba un verdadero demonio, peligroso y sediento de sangre. Eso solo lo llegaban a saber mis víctimas, una vez vaciada toda su escencia rojiza, al exhalar su último suspiro, pero ... antes de eso, yo solo era para ellos un humano normal, uno muy hermoso, por cierto.
Pero no voy a detenerme en detalles banales, iré directamente al punto importante, el día que cambió mi vida dándole un giro de 180º, el día que lo conocí a él.
Aquel día había haraganeado hasta las 6:30, hora en que las primeras sombras del ocaso me despertaron de ese dulce sopor del sueño. Y como de costumbre, había despertado con una terrible sed.
Es así que me vestí de la forma en que antes he descrito para ir en búsqueda de mi presa ... un ejemplar de ganado digno del "Príncipe Malcriado", como suelen llamarme. Monté mi Harley Davidson y me adentré en las profundidades de los suburbios humanos, escrutando entre la oscuridad de los sucios callejones y las luces de neón de bares y otros sitios ... no sé como tuve la "genial" ocurrencia de acudir a un barrio bajo, atestado de ganado sucio, maloliente, putas y hombres casi en coma etílico, saliendo a tastabillones de los muchos bares de mala muerte, las Bôites y otros asquerosos tugurios. Era ingenuo al pensar que entre toda esa gentuza encontraría un ser casto, puro y virginal que satisfaciera mi hambre, pero, decidí creer en un milagro, algo, quizá una leve intuición, me indicaba que lo que tanto estaba buscando se encontraría allí ... y no me equivocaba.
Al pasar por un callejón de lo más indecente, sentí un particular aroma ... era un perfume exquisito y único ... pureza en su más fiel estado, mezclado con una profunda tristeza y unos increíbles deseos de morir, fue como hayar una joya entre tanta mierda y basura.
Aparqué mi motocicleta en la calle contigua y caminé despreocupadamente hacia el lugar que mi agudo olfato me indicaba, adentrándome en esa semipenumbra. Y allí, casi al fondo de aquel oscuro callejón, estaba la silueta recortada por la luz de la Luna de un hombre joven, hermoso, sentado sobre el suelo con las piernas encogidas y replegadas hacia su pecho, con los codos apoyados sobre sus rodillas y la cabeza entre ellas. Podía notar sus largas hebras azabache caer en desaliñados mechones casi llegándole a los tobillos y como en cascada por su espalda, vislumbré parte de su pálida piel, aún más brillante y alba por el baño de luz de Luna sobre él, sus manos, igualmente pálidas, como porcelana fina; no alcanzaba a ver completamente su rostro, ni sus ojos, ni sus otros rasgos, pero adiviné que serían igualmente perfectos.
Su tembloroso cuerpo, sacudido por los sollozos cuyo rumor llegaba claramente hasta mis oídos y la fragilidad de ese cuerpo invadido por la tristeza y la soledad causaron raros efectos en mí, jamás antes experimentados. La piel se me erizó por completo y una pasión desbordada se hizo presente en todo mi ser, mientras que el corazón me latía a mil por hora.
No le conocía, sin embargo le deseaba con todo mi ser ... sería mío ... a costa de lo que fuera.
Me acerqué lentamente, a paso firme hasta postrarme frente suyo.

- Has llamado a la muerte, y la muerte se hizo presente ante tí. ¿Cómo es que un joven tan bello desea morir, llevándose bajo la ingrata tierra, un ser tan precioso como tú? ¿Cómo esperas que la muerte acceda a semejante petición? -

Mis palabras sonaron claras y firmes, con una jovial voz de mozuelo, y se quedaron allí, retumbando entre las paredes derruídas de aquel hediondo y sucio callejón.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Jue Jul 02, 2009 1:14 pm

Más lágrimas seguían cayendo sin remisión por mis mejillas, intentando limpiar de alguna manera el pecado cometido.
Me sentía perdido en un remolino de sensaciones, con el corazón contraido, desbordando culpabilidad por cada poro de mi piel.

Mi mente embotada solo podía repetir una y otra vez la misma palabra "morir". Esa sería la mejor solución para acabar con ese dolor que me atenazaba día y noche, que me tenía prisionero entre sus garras.

Palabras... que llegaban a mi, irrumpiendo en la noche, una bella voz que retumbaba en mi mente, formando pequeñas ondas musicales.
Paz, eso es lo que sentí durante unos instantes. Por fin, ahí estaba, ya venía a por mi.

Todo mi cuerpo dejó de temblar y sin temor alguno alcé lentamente la cabeza mirando entre lágrimas esa figura postrada ante mi.
A pesar del aturdimiento producido por el licor y el dolor, mis ojos fueron capaces de distinguir esa belleza que encogió mi estómago.

Lo miré con ojos velados, el corazón palpitante y lo que apreciaron fue su explendor.
Mis labios se entreabrieron soltando un pequeño suspiro.

_ ¿ Eres tu...? - dije con voz entrecortada - ¿ vienes a por mi...?

Alcé una mano temblorosa y demandante que sin temor avanzó lentamente hacia él.

_ Por fin me has escuchado... no me dejes...
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Vie Jul 03, 2009 10:11 am

Aquella blanca y pura mano avanzó hacia mí y mi cuerpo, aturdido por la visión de su rostro, el cual por fin pude vislumbrar en toda su esplendorosa hermosura, quedó más aturdido aún, paralizado ...congelado hasta el tuétano.
Mis labios se entreabrieron en una muda exclamación de asombro ante tanta belleza y perfección ... el color de sus ojos, de un verde intenso, que parecían un par de lagunas cristalinas, que reflejaban tanto dolor en una compungida expresión, la forma alargada de ellos, sus párpados, adornados con largas, rizadas y oscuras pestañas, sus pómulos tan simétricos, sus mejillas, casi sin color , esos labios pequeños y carnosos, tan rojos que parecían una fresa, semicurvados ahora en un puchero como de un niño debido a la congoja, pero que aún así, invitaban a ser besados y explorados.
Fue como si un rayo me alcanzara, sacudiéndome por completo ... Lestat, el Vampiro poderoso y peligroso .. el "Príncipe Malcriado" había quedado fatalmente enamorado de aquel ser, arrebolado por su belleza y la fragilidad de su aspecto.
El pobre estaba allí, tan desvalido, con su cuerpo como a punto de romperse, que sentí la imperiosa necesidad de abrazarlo ... pero no... debía ser más cauto, de lo contrario, solo conseguiría asustarlo.
Tomé aquella fría mano entre las mías, ayudándole a incorporarse, y quedamos frente a frente ... solo era algo más bajito que yo, y ese detalle me encantó. Llevé su mano a mi rostro, y besé delicadamente el dorso de ésta, sin poder dejar de mirarlo, como absorto en la pintura del mejor artista del mundo.
"No me dejes" ..... aquella súplica me sacudió ... me lo pedía de aquel modo tan cautivante ...

- No te dejaré ... y aunque lo intentara, no podría tampoco, pequeño ... pero dime, ¿cuál es la pena que agobia tu alma? ¿qué culpa tan intensa horada tu corazón como para querer dejar esta vida?
¿ Y si en vez de eso, si yo pudiera devolverte todo ... calmarte el sufrimiento y darte otra vida, una que ni puedes imaginar? Aun así ¿vendrías conmigo? -

Lo atraje a mi cuerpo, sosteniéndolo entre mis brazos, acunando su atribulado cuerpo en mi pecho, cerrando los ojos mientras lo estrechaba contra mí ... Mon Dieu!! ¿Que criatura tan fascinante había hechizado el corazón de Lestat?

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Vie Jul 03, 2009 6:32 pm

Mis ojos no podían apartarse de esa faz. Rea tan hermosa que no parecía real, esosazules ojos me transportaban a profundas aguas y esa piel tan blanca me daban ganas de tocarla una y otra vez.

Mi mano seguía la trayectoria hacia él, temblorosa, fascinada, deseosa de contacto. Mi boca entreabierta era incapaz de pronunciar nada y mis ojos dejaron por fin de derramar lágrimas.

_ Tu... no eres la muerte...

Las palabras salieron por fin entrecortadamente, sinceras y ejecutoras, al mismo tiempo que mi curiosidad crecía pero mi cuerpo era incapaz de dejar de temblar. Algo me decía que ese ser que tenía alli delante era sobrenatural.

Lo que mi mente embotada no podía comprender es lo que hacia alli frente a mi, quizás era el encargado de mi castigo. Fuera como fuese, algo en mi interior me dicia que mi final estaba cerca, que mi dolor me acompañaría y que por fin podría aolvidar y expiar mis culpas.

El tacto me produjo cierto temor que desapareció cuando me alzó y le vi de cerca. Era de una belleza sobrenatural que me encogió el estómago, no podía dejar de mirarlo, me tenía fascinado y hechizado.

Su tacto era frío pero tenía una calidez que me sobrecogía el alma, el beso me produjo un cierto cosquilleo y no pude evitar reposar mi cabeza cansada en su pecho cuando sus fuertes brazos me sostuvieron. Las piernas casi no me obedecían, mi cuerpo casi insensible, mi mente obnivilada.

_ Mi hermano... yo lo maté.... - dije empezando a sollozar mientras la culpa y el dolor volvia a atenazarme - no merezco perdón, no merezco compasión, no merezco mas que la muerte... llevame donde sea...

Mis ojos se cerraron soltando un último sollozo, agarrándome con fuerza a su camisa, esperando el veredicto y el final.
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Jue Jul 09, 2009 5:52 am

Al abrazarlo, mi ser entero se estremeció ... de los pies a la cabeza sentí algo como si una corriente eléctrica atravesara mi cuerpo, y un encantador aroma invadió mi olfato, embotando el resto de mis sentidos.
El chico tenía el aroma particular de aquellas escasas doncellas virginales y puras, parecido a la vainilla .. o quizás el melocotón ... o ambos. Una suave mezcla de aquellos suaves y dulces perfumes ... pero no era una fragancia, de esas chucherías que vienen en bonitas botellitas de cristal ... no ... este aroma provenía desde su misma piel, más bien ... de su interior. Recordé entonces lo que me dijo un sabio anciano perfumista que conocí en uno de mis tantos viajes por el mundo ... fue hace siglos, pero aquellas palabras se me quedaron grabadas en la mente.

Me dijo, que así como los ojos eran los "espejos del alma" , que reflejaban los sentimientos de una persona con solo mirarla, también las personas poseían un aroma muy particular, cada cual tenía un aroma especial según cada quien ... mediante ese aroma era posible descubrir el estado de una persona, saber si era buena, o tenía el corazón tan negro como el carbón (aquellos olían a podrido, como un Nosferatu, más o menos) podíamos conocer también si aquella persona era de sentimientos puros y sinceros, o si era alguien ruin y deshonesto ... era algo así como un aura olfativa ... incluso hasta los animales lo poseían, y se identifican entre ellos mediante ese aroma. Muchas veces ese aroma pasaba inadvertido para quien no tuviera un buen olfato y no fuera tan observador, o bien su escencia real era cubierta por las fragancia de productos químicos y otros mejunjes ... pero había seres especiales, cuyo aroma nunca pasaba desapercibido ... a tal era el grado de pureza que poseían aquellas personas. Aquellas era escasas, unas joyas entre el fango de una sociedad que vive a ritmo despiadado y vertiginoso, ocupado de trivialidades, entregados a los vicios y placeres y consumidos por el materialismo.

Pero aquí estaba él ... entre mis brazos, y yo simple y llanamente fascinado por todo él, incluso, mi ser completo me exigía tomar su escencia vital para mí, enterrar mis colmillos en su cálido cuello, tan fino y delicado, y vaciar su cuerpo virginal (¿Os he dicho que yo solo bebo sangre de vírgenes? Creo que me pasé ese detalle, así que imaginarán ustedes el esfuerzo que debía hacer para controlar mis ímpetus de cazador.) . Pero la fragilidad y delgadez de su cuerpo entre mis brazos, los espasmos que le sacudían al sollozar pudieron más que mis instintos ... ansiaba poder calmar su tribulación, volverme su remanso de paz, hacer de él mi eterno acompañante, mostrarle otros mundos y lograr que su pena se desvaneciera con el paso de los años ... el tiempo es la mejor medicina.

Escuché sus palabras, arrancadas de su garganta por una pena y un sentimiento de culpa desgarrador ... y entonces supe que hacía lo correcto.

- Shhhhht ... no digas más, dulce niño ... -*susurré, separándome levemente de su cuerpo, posando mi índice sobre sus bien formados labios y mirándolo directamente a sus verdes pupilas acuosas, que hasta enrojecidas por el llanto y algo perdidas por el alcohol, lucían su máxima belleza celestial* - Cumpliré tu deseo ... hoy haz de morir ... y luego renacerás como un nuevo ser. Tus culpas serán expiadas, y vivirás conmigo una nueva vida ...acéptame y déjame ser quien te guíe a través de nuevos senderos, toma mi mano, y no la sueltes nunca, porque yo no te soltaría ni por toda una eternidad.

Miré sus ojos, buscando una protesta, un reproche que saliera de sus labios, pero ésta no llegó, y es así, que con el corazón latiéndome a mil por hora, lo abrazé con fuerza, estrechándolo nuevamente contra mi cuerpo, hundiendo mi cara entre su cuello.
Con mi lengua, lamí suavemente la fina y nívea piel que cubría la yugular, besé aquella zona, antes de enterrar suave y letalmente mis afilados y pequeños colmillos, perforando aquella arteria como dos agujas. De inmediato sentí como un abundante y tibio líquido con aroma y sabor metálico inundaba mi garganta, llenándome de su escencia, apresurándome a beberla con verdadero gusto. E inmediatamente mi cuerpo se vio invadido de un súbito calor ... no pude evitar exitarme, a tal punto aquel chico enajenaba mis sentidos, que temí perder el control, no podía parar de beber, de sentir como mi cuerpo era recorrido por oleadas de placer, como un clímax, un sensual orgasmo. No pude evitar, del mismo modo, el que mis manos se colaran bajo sus ropas, tocando y arañando levemente su espalda, hundiendo mis dedos en su piel, rozando mi virilidad contra la suya, poseyéndolo en un acto casi salvaje.
Sentí que moría de placer, que estallaba mi cuerpo, abrasado por un inexplicable calor, me sentí como envuelto en llamas, pero solo podía seguir allí, arrinconándolo contra la fría y sucia pared, sorbiendo su líquido vital y rozando su cuerpo con el mío, deliciosamente.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Sáb Jul 11, 2009 11:40 am

No se como describir exactamente lo que sentía en esos momentos. Mi culpa y desesperación me atenazaban el corazón, apretándolo una y otra vez de la forma más cruel y despiadada. Mi dolor parecía a punto de estallar en cualquier instante.

Mi cuerpo era como un inutil muñeco que solo temblaba ante los sollozos que salían casi sin darme cuenta.
Sabía que fuera quien fuese ese ser, era mi oportunidad buscada, para morir. Así que seguí agarrado con mis manos a él, con todas las fuerzas de que podía disponer.

Ahogué un pequeño quejido cuando al separarse ligeramente de mi posó un dedo en mis labios, fuerte, decidido.
No fui capaz de nada más que no fuera mirarlo. Su belleza me atraía de alguna forma misteriosa que no entendía. Sus palabras llegaban una tras otra a mi mente como un lejano susurro y de una forma confusa, eran tan dulces que no pude sino dejarme llevar por ellas.

_ Morir... si... hazlo...

Ya había tomado la decisión y no había vuelta atrás. Me dejé abrazar, ladeando ligeramente la cabeza al reposarla en su hombro, abriendo los ojos para contemplar por última vez ese cielo aun más oscuro.

Mi cuerpo tembló ligeramente al sentir su lengua paseándose por mi cuello, posesiva e intrépida.
El cosquilleo que recorrió mi espalda fue extraño, como si me estuviera avisando de los futuros acontecimientos.

Solté una exclamación al sentir una punzada en mi cuello, mis manos se abrieron, intentando empujarlo pero su fuerza impidió cualquier tipo de movimiento por mi parte.
Me sentí perdido y asustado por unos instantes, mi corazón latía fuertemente y poco a poco me dejé ir, abandonando mis pobres intentos de escapar de allí.

Mis ojos quedaron fijos en la luna, parecía más brillante, más grande a cada instante. El cielo se había poblado de pequeñas luminiscencias y una bruma empezó a velar mi mirada.
Mi cuerpo era recorrido por una extraña sensación de placer, como nunca antes había sentido, un deseo de entregarme a ese ser creció en mi.

Un pequeño gemido escapó de mis labios, sintiendo esa dulce agonía inimaginable, al tiempo que mis fuerzas iban desapareciendo.
Ahora solo existía esa cálida y excitante corriente sensual que me recorría mientras que pequeños gemidos quedaron mudos sin salir de mi garganta. Los sonidos de nuestros corazones ahora eran uno y la luna se había vuelto un debil borrón alli en el cielo.

Mis manos resbalaron a los costados, a medida que mi vida iba escapando lentamente y mis piernas ya no aguantaron más. Cerré los ojos intentando concentrarme solamente en ese mágico placer hasta que finalmente las fuerzas me abandonaron.
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Dom Jul 12, 2009 1:02 am

Mientras bebía su dulce escencia roja, aquél néctar de dioses mis orbes adquirieron un salvaje matiz carmesí, mientras que mi mente fue adentrándose en la suya, invadiéndola, compenetrándose en sus recuerdos, en su alegría, en su vida junto a su padre y hermano, un niño de sonrosadas mejillas y hermosos ojos verdes, enormes, brillantes, sus pequeñas piernecitas corriendo velozmente entre los campos de algodón, con los brazos abiertos y una sonrisa dibujada en su bello rostro infantil ... luego, un joven muy apuesto ... discutiendo con su hermano ... el hermano cayendo por las escaleras ... sangre .. silencio ... oscuridad. Desde ese día, la sonrisa adorable del joven se borró, y el brillo de sus ojos se esfumó súbitamente ... días de alcohol y tristeza, de conciencia obnubilada por los efectos de un estado etílico le precedieron ... bares de mala muerte y botellas vacías a su alrededor ... y unas ganas incontrolables por abandonar este mundo.

No pude contener las lágrimas, que ahora rodaban incesantes preso de su propia congoja, y mis deseos por calmar aquella tristeza y melancolía se hicieron más fuertes aún, mis deseos de salvarlo de las garras del dolor y volverme su sanación ahora eran imperantes en mí.

Me dejé caer al suelo, junto a su débil cuerpo, estrechándolo contra el mío, montándome sobre él, mientras lamía su cuello con avidez, sin dejar que ni una sola gota escapara a mis ansiosos labios.

Lo acaricié por todo su pecho, delineando sus costillas, su plano vientre de seda, bajando por la delicada curvatura de sus caderas y su cintura estrecha, subí nuevamente hasta sus pezones, pellizcándolos con suavidad, rozándolos con la punta de mis dedos, trazando círculos alrededor de sus sonrosadas aureolas y luego bajando mi diestra hasta su entrepierna, la cual para mi sorpresa, estaba dura como un fierro candente bajo las ropas, me di el gusto exquisito de frotarla suavemente con la palma extendida de mi mano, y luego, acomodar mis caderas entre sus piernas para frotarla contra la mía propia en un cadencioso ritmo.

Así fui sintiendo como lentamente el hálito de la vida escapaba de su cuerpo, justo en el momento en que mi cuerpo estallaba de placer, fue como si una bomba atómica me explotara en mi vientre y mi zona pélvica y sus ondas expansivas envolvieran todo mi cuerpo en deliciosos espasmos eléctricos, sacudiéndome fuertemente, haciendo que mis músculos se tensaran, como el acero.

Casi cometo el pecado del egoísmo al verme envuelto en tan agradables y maravillosas sensaciones que no me di cuenta que me había sobrepasado un poco, dejando a ese bello ángel en la delgada línea entre la vida y la muerte.
Me separé de su cuello suavemente, justo a tiempo para evitar que el hálito de la vida se perdiera para siempre y lamí su cuello para cerrar la herida y cortar la hemorragia.

Me quedé ahí, sobre él, intentando recuperar el resuello, jadeante y algo sudoroso, extasiado aún, aferrándome con fuerzas a su cuerpo casi inerte y algo frío.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Dom Jul 12, 2009 3:47 pm

Abrí los ojos lentamente con cierta dificultad, intentando ver a pesar de la bruma que los cubría, intentando cerciorarme que lo que me estaba pasando era cierto.
La noche nos acogía con su manto oscuro, escondiendo ese acto a la vista de todos, dejándonos una intimidad abrumadora.

La debilidad iba imponiéndose en mi poco a poco, mientras sentía como ese flujo vital para mi era succionado con avidez por ese ser.
Observé con velada mirada la resplandeciente y casi cegadora luz de la luna, que ahora parecía cubrir gran parte del cielo y a pesar de mi indolencia aparente, no pude dejar de recrearme anta tanta belleza.

Quedé por unos instantes algo confuso al notar una humedad en mi cara... lágrimas... como pequeñas gotas de rocío que iban cayendo sobre mi... ese ser estaba llorando y no entendía el porque.
Percibía un tormentoso pesar y angustia en él, que emanaban hacia mi sin autoridad.

Una inquietud empezó a infiltrarse por mi cuerpo y una fuerte sensación de sed me atenazaba por momentos. Quería decirle que no parara y que acabara de una vez, no me sentía digno de seguir ni un minuto más vivo.

Un pequeño quejido salió inconscientemente de mi seca garganta cuando me depositó en el suelo. Su cuerpo sobre el mio empezaba a producirme unas ciertas sensaciones que me alteraban los sentidos y turbaban mi espiritu.

No me podía creer ni nunca lo hubiese pensado que la muerte se presentara a mi de esta forma tan placentera.
este emisario me hacía sentir un placer indescriptible, aun corría por mi cuerpo esa deliciosa sensación tan sensual que nublaba por completo mis otros sentidos.

La necesidad de defenderme hacía ya rato había desertado. Mis brazos yacían abatidos a los lados, debiles y sin ganas de alzarse.
A pesar de que empezaba a notar cierta sensación de mareo, no estaba auntan confuso para percatarme de que sus manos recorrían mi cuerpo.

Lo primero que advertí fue su dulce y tierno contacto en mi pecho. Esas caricias me producían unos leves estremecimientos que mi traidor cuerpo dejaban claramente entrever, sin mostrar ya ni una pizca de verguenza.

Esa mano estaba provocandome una excitante y desbordante sensación de placer que se daba a conocer por mis pequeños y casi mudos gemidos que se escabullian furtivamente de entre mis entreabiertos labios.
Ni que decir tiene que otras partes de mi cuerpo reaccionaban instintivamente, deleitandose de cada roce y mostrandose osadamente a él.

Tuve que reconocer que a pesar del lento y gélido frio que se iba apoderando de mi cuerpo, unos remolinos cálidos fluian a través de el.
Me sentía entre dos corrientes, transportado cada vez más lejos por una fuerte mareada de embravecidas aguas e iba cayendo poco a poco en una honda y profunda agonía de deseo y gozo.

Lo último que pude escuchar fue mi desfallecido y ronco grito al llegar a esa especie de climax y lo último que vi fue la unión de esa maravillosa luna y todas las pequeñas luminiscencias, radiando a nuestro alrededor unos bonitos rayos. Mi mente ya totalmente confusa quedó en blanco como la cima de una montaña nevada y perdí el conocimiento.
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Mar Jul 14, 2009 5:11 am

Aferrado a ese ser, sentí como mis sentidos se abrían al mundo, era una sensación indescriptible, sublime, mística, nunca antes la había experimentado, al menos no de ese modo ni a tal grado de extasis ... parecía como si mi cuerpo completo yaciera bajo los efectos de un fuerte y enajenante narcótico.
Aún algo mareado por el placer, me separé perezosamente de su cuerpo inmóvil y frío, y me percaté de que su vida pendía de un fino hilo ... al parecer me había exedido más de lo que pensaba y temí perder a aquel hermoso ser, me dio pánico el solo pensar de que jamás volvería a verle si permitía que su vida escapara de ese modo ... no ... el no podía morir así ... y yo no debía permitirlo.
Pero ¿Como traspasarle mi Vitae si estaba inconciente? Entonces, es que la solución brotó como una semilla germinada, brillando en mi cabeza como una relampagueante luz.
Rasgué con mis colmillos mi lengua, haciendo una pequeña pero profunda rasgadura a los costados de ésta, y la emanación de mi Vitae no tardó en brotar como el agua de un manantial, abundante y tibia. Rápidamente acerqué mis labios a los suyos, atrapándolos con los míos, introduciendo mi lengua en su cavidad bucal, dejando que por nuestras comisuras escaparan unos finos hilillos de mi sangre.
Aquel húmedo contacto renovó mis deseos por él ... no es que los hubiese perdido, es solo que volví a exitarme como recientemente me había sucedido.
Una nueva potente erección se hizo presente en mi cuerpo, más fuerte que la anterior por aquel contacto tan íntimo y salvaje, en que mi lengua exploraba ávidamente su boca, buscando la lengua del muchacho, enredándola a la mía en una cadenciosa y ardiente danza, inundando de mi vital néctar rojo la garganta del chico. Mi éxtasis fue tan grandioso, que aferré mis brazos con fuerza alrededor de su cuerpo, acariciando con mis manos su suave y tersa espalda con los dedos crispados de placer, su piel era un deleite exquisito y no deseaba dejar que quedara ni un solo milímetro de esa alba piel sin explorar. Fue tanto mi placer que sin darme cuenta nuestros cuerpos comenzaron a flotar por los aires, levitando a varios metros del suelo mientras regalaba parte de mi Vitae al cuerpo del chico.
Rápidamente mi erección pidió su desahogo de la prisiónde mis ropas, bajando mis pantalones y los suyos de paso con una mano, procurando no soltarlo por nada del mundo con la otra, frotando mis caderas contra las suyas, sintiendo la palpitante carne ardiente hacer contacto con la mía. Moví mis caderas lentamente buscando aumentar el delicioso roce.
Así, con nuestros cuerpos entrelazados del todo, levitando en la penumbra, lo hacía mío de nuevo, frotándome contra él, con nuestros miembros duros besándose tan ardientemente como nuestros labios en un candente y sensual acto.

_________________


Última edición por Lestat el Mar Jul 14, 2009 5:32 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Mar Jul 14, 2009 12:54 pm

Dulce y bienvenida muerte, tan deseada y esperada. Por fin había venido a mi, de esa manera tan extraña y a la vez hermosa.
Mi mente empezó a salir de esa negra bruma lentamente, paso a paso y aun en mi estado casi vegetativo me asombró de lo que iba sintiendo.

Sed... una terrible sed me atenazaba, percibiendo al instante un insólito sabor salado y metálico en mi boca. Algo tibio y agradable, fluía hacia mi garganta que tragaba lentamente intentando calmar esa necesidad.

Mi lengua topó con la fuente, explorándola con curiosidad, temerosa y a la vez audaz. Ya sin más empecé a succionar como un bebe aferrado al pecho de su madre, con ansia y hambre.

Un leve ruido suave y cansado llegó a mi oido, como un lejano repique de campanas que iba aumentando poco a poco de intensidad, haciendo vibrar todo mi cuerpo.
Era mi corazón... me asombré. incapaz de deducir lo que pasaba. Parecía cansado pero se negaba a parar, luchando por seguir palpitando, persistente, repitiendo cada vez más deprisa y enérgico su cometido.

Unido a el, sentí otro latido más fuerte, le animaba, le conducía por una senda abrupta, fundidos en un solo palpitar y poco a poco logré distinguirlos, el mio aun algo evasivo y tímido, el otro bravo y atrevido.
Aun inmerso en esa confusión, otras sensaciones empezaron a llegar a mis sentidos que al parecer despertaban poco a poco ante mi indudable perplejidad.

Sentí como lentamente una nueva energía recorría cada fibra de mi ser. Era como un nuevo insuflar de vida, un potente vigor que con coraje y vivacidad iba despertando mi cuerpo.
Abrí los ojos y no pude contener una pequeña exclamación que quedó ahogada entre nuestros labios.

Quedé fascinado ante lo que contemplé, el cielo no parecía tan oscuro, presentaba una nueva tonalidad hasta ahora desconocida para mi. La luna tenía unos matices y un reflejo diferentes.
Podía ver cada detalle marcado en ella, como una cara sonriente dándome la bienvenida. Pasé unos momentos incapaz de apartar mi mirada, impedido siquiera para moverme.

Al mismo tiempo noté como todos mis sentidos se agudizaban, dándome cuenta al mismo tiempo que flotábamos en el aire. La suave brisa nos acariciaba, acunándonos suavemente en ella, meciéndonos en un sensual y excitante ritmo, haciendome sentir ingrávido y pleno de un gozo inexplicable.

Desvié mis ojos y lo vi a él. Hermoso como nadie que hubiera visto antes, luminoso, desprendiendo una resplandeciente belleza y sensualidad que me dejó sin respiración.
Me senti fascinado y a la vez perdido en esa mirada azul, incapaz de apartar mi vista de él, absorbiendo por cada uno de mis poros su dulce aroma mientras un leve cosquilleo recorría mi cuerpo.

Alcé los brazos agarrándome fuertemente a su espalda mientras volvía a sentir esa llameante y sensual corriente recorrer mis venas.
Percibía sus roces, sus manos acariciándome con avidez, su piel contra la mia. Una excitación desenfrenada corrió como un torbellino por todo mi cuerpo, sacudiéndome en pequeños estremecimientos, turbando mi conciencia, obnuvilando mi mente y un gemido escapó de lo más profundo de mi garganta.

Me apegué más a su cuerpo, necesitado de su contacto, atraido como un fuerte imán, inflamado de deseo, excitado de pasión y casi sin darme cuenta mi miembro vibró resueltamente al sentir la íntima fricción con el otro.
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Miér Jul 15, 2009 8:02 am

No sé exactamente cuanto tiempo pasamos así, entrelazados nuestros cuerpos, nuestras bocas, nuestra piel y nuestra intimidad, solo sé que el tiempo se desvanecía, así como todo a nuestro alrededor mientras flotábamos por el aire y el éxtasis recorría nuestro ser, ahora siendo uno solo.
Así pude sentirlo yo, y sé que él también, notándole más relajado y entregado a mis deseos, sincronizándose conmigo en aquel lujurioso placer.
Nuestros movimientos se hicieron aún más salvajes y ansiosos, aunando el ritmo al frotarse nuestras caderas, enajenándonos por completo. Era una deliciosa y exquisita sensación que jamás antes había sentido, él era el primero y el único con quien había sentido así. Aquella noche supe lo que es tocar las estrellas con la punta de mis dedos, lo que es flotar por el aire (incluso, literalmente) por el más puro placer, viajar a mundos inexplorados y mágicos, volar entre nubes del algodón de azúcar.
Oh!! Bello ángel desconocido, ni siquiera tu nombre sé, pero es como si fueras parte de mí desde toda mi eternidad. Pequeño ángel y pequeño demonio a la vez ¿Qué me has hecho? Me has embrujado y me has enamorado al punto de rendirme ante tus pies. Eres un sueño hecho realidad, en donde mis sentimientos y mi alma completa se rinden ante tí, ante tu encanto y ante tu pureza.
No pude sinó dejarme llevar completamente por las nuevas y electrizantes oleadas placenteras que atrapaban mi cuerpo y lo hacían vibrar a cada movimiento.
Sentí nuevamente aquel calor abrasante desde cada molécula de mi cuerpo, y mi ser deseoso de estallar junto al suyo, convertirnos en polvo cósmico y desvanecernos entre la azulada bóveda celestial, haciéndole compañía a aquella Platina Dama, a la cual ahora besaríamos y adoraríamos por el resto de nuestra eternidad ... sí ... juntos, por toda una eternidad.
El clímax fue endemoniada y arrebatadoramente sensual y placentero, tan abrumante como el anterior, o ¿quizá más? ... indudablemente más, debido a que ahora el contacto fue más íntimo.
Tensé los músculos, sin reprimir aquel gemido que nació espontáneo de mi garganta, sintiendo el suyo también, ahogado un poco por mis besos. Pude palpar sus fibras endureciendo como acero bajo mi mano, mientras que más abajo mi diestra se humedeció instantáneamente, manchándose de una mezcla de espeso y tibio néctar perlado que brotó como un géiser, como la lava ardiente de un par de volcanes, salpicando también nuestros vientres.
Solté el beso, perezosa y lentamente, deseaba no separarme jamás de sus labios, pero la pérdida de mi vitae me estaba mareando un poco, y hundí mi rostro en su cuello, abrazándole ahora con ambas extremidades, estrechándole cansinamente, pero gozoso y feliz, procurando aplacar un poco mi desbocado corazón y recuperando el aliento. Podía sentir su propio hálito entrecortado y rápido chocar contra mi oído mientras nuestros cuerpos descendían lentamente de vuelta al suelo.
Oh, mi bello ángel!! Que viaje tan hermoso me has regalado.
No sé cuánto tiempo más permanecimos abrazados de aquella forma, deseaba con toda la fuerza de mi alma que aquello no acabara, quedarme por siempre entre sus brazos, pero el ingrato Sol comenzaba su paulatino despertar, haciendo retroceder con sus ígneos primeros rayos a la Dama Blanca y su vestido de noche azul oscuro con lentejuelas titilantes. Supe de inmediato que debía llevar a mi ángel a un sitio donde esos rayos no le alcanzaran, pues pronto comenzaría su dolorosa metamorfosis, el nacimiento a su nueva vida.
Miré sus ojos melancólicos y ensoñadores, entrecerrados aún por el éxtasis reciente, me lancé a ese abismo turquesa y mis labios temblorosos susurraron una declaración de amor.

- ¿Quieres venir conmigo entonces? Te ofrezco una eternidad junto a mí, mi amor sin barreras, mi corazón por entero. Te juro toda una eternidad de fidelidad absoluta, de devoción exclusiva, de adoración sin límites ni medidas. Sé mi ángel, mi remanso de paz, la tranquilidad de mi ímpetu. Solo tú ... solos el uno para el otro, mi compañero eterno, mi gran y único amor.

Me quedé allí, mudo, perdido en sus opalinos orbes que me hipnotizaban, temblando de emoción como un chiquillo que espera su más grande y deseado obsequio.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Louis
Lider de Clan Ventrue
Lider de Clan Ventrue
avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 23/06/2009

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Miér Jul 15, 2009 8:34 pm

No estaba muerto al parecer, pero había caminado por el filo entre la vida y la muerte. Había sentido sus frías manos reclamándome y reivindicando su derecho a tenerme.
Pero no sabía aun como ese ser la había derrotado solicitandome, requiriéndome de alguna manera y yo con mi mente confusa y aturdida le había otorgado el derecho legítimo a mi existencia.

Mi realidad quedaba ahora ligada a ese ser aunque no comprendía ni podía intuir por el momento en que me había transformado.

Todo lo que había a mi alrededor era diferente. Los colores... toda una gama de matices traspasaban mi retina, mezcándose en extraños arco iris, dejándome impresionado ante su contemplación.
Los sonidos me inquietaban al principio, llegando nitidamente a mis oidos. Voces desconocidas entrelazándose en mi mente con largas hileras de frases sin ningún sentido para mi.


El tacto... me hacía estremecer, cada roce excitaba mis sentidos. Su contacto me conmocionaba, encendía en mi pequeñas llamas por todo el cuerpo.
Me seducía con su sensualidad, me exasperaba a la mínima separación. Había perdido el control de mis manos que inquietas y hambrientas le recorrían la espalda.

Mi miembro enardecido rozaba una y otra vez el de él, provocándole y estimulando si cabía más mi placer.
Mis labios entreabiertos dejaban escapar pequeños gemidos entre beso y beso. Una voracidad nunca conocida en mi, un deseo de entregarme desorbitante sacudía mi cuerpo, quedando por unos instantes horrorizado ante mi proceder, pero ese horror se desvaneció como vapor en el aire.

No tuve oportunidad de nada más, un fuego abrasador consumió todo mi ser, calcinando todo a su paso, dejándome convulso al llegar al climax.
Una fuerte sacudida seguida de trémulos espasmos llegó a la culminación del acto, sintiendo como mi esencia era expulsada fuera de mi como incandescente rio de magma.

Ahogue un grito de placer entre nuestros labios, adhiriéndome más a él, sintiéndome tan unido como si fueramos uno.
Cerré los ojos para deleitarme con los últimos cosquilleos que aun atenazabam mi cuerpo, acariciándole el suave cabello, frotando mi mejilla en su cabeza, susurrándole palabras incomprensibles llenas de un profundo sentimiento de amor e intentando que mi respiración volviera a la normalidad.

Si el placer se pudiera medir de alguna manera yo diría que había sobrepasado con creces toda dimensión.

No me di cuenta que habíamos descendido hasta que mis pies desfallecieron por unos momentos, abrazándome de nuevo a él, hasta que me vi capaz de sostenerme.
Le miré fijamente, intentando distinguir la realidad de la fantasía. Alcé una mano, acariciándole la mejilla, suave y consistente bajo mi palma, mientras unas dulces palabras iban filtrándose en mi mente, auténticas como él mismo.

Me quedé atónito y mis pies dieron un instintivo paso atrás, mirándole embelesado, incapaz de reaccionar ante tal declaración.
Mis manos trémulas se alzaron a duras penas, tomando con delicadeza las suyas sin apartar ni por un momento mis ojos de los suyos.

_ No se lo que somos... tampoco me importa ya... - dije con voz entrecortada por la emoción - eres mi esperanza... mi auxilio... mi amparo...

Tuve que parar por unos momentos pues un nudo atenazaba mi garganta y bajé levemente la cabeza para que no viera como mis ojos se humedecían. Solté lentamente sus manos, alzándo las mías con las palmas hacia arriba en un mudo ofrecimiento y le volví a mirar.

_ Ire contigo... te pertenezco... te doy mi vida, mi fidelidad, mi corazón, mi alma y mi cuerpo... tu felicidad será mi meta.

No bien acabé de decir esto mi cara no pudo evitar un pequeño rictus , mi cuerpo empezaba a sentir un extraño dolor que me hizo temblar por unos instantes. Me encogí levemente asustado, intentando que el otro no pudiera notarlo para no preocuparle y le miré intentando esbozar una suave sonrisa.
Volver arriba Ir abajo
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   Vie Jul 24, 2009 11:20 pm

Mis abiertos sentidos vampíricos no dejaron de captar aquel rictus en las suaves expresiones de su rostro angelical y sereno, comprendiendo que su transformación había dado inicio.
Sin pensármelo dos veces, lo tomé entre mis brazos, acunándolo en mi regazo, pues era menester llevarlo con rapidez hacia un lugar en donde ningún humano pudiera vernos, pues ya comenzaba a amanecer, y la ciudad aletargada comenzaba su paulatino despertar, sin contar además de que si los rayos solares nos alcanzaran, nos calcinarían instantáneamente, convirtiéndonos a ambos en polvo de cenizas y en un solo leve recuerdo, apagando nuestra llama de la no-vida por completo.
Me impulsé con todas mis fuerzas, aún no restauradas del todo, y volamos hacia los tejados, lejos de algún posible observante furtivo que pudiera aparecer por el callejón, y usando mi Celeridad, cruzé como una exhalación entre uno y otro tejado de locales comerciales, bares y ruinosas casas parisinas de los suburbios hasta llegar a mi Castillo, reptando apenas por las paredes añosas y penetrando por una de las ventanas de la torre con mi amado a cuestas, justo a tiempo, antes que el sonrosado cielo me indicara que los primeros rayos de fuego comenzaban ya su aparición.
Como una estela de cometa, llegué hasta mi cama, con forma de un ataúd, depositando con cuidado el adormecido cuerpo de mi anónimo ángel entre los satenes y sedas rojas de los almohadones y sábanas, volviendo a toda prisa hacia la única ventana de aquel cuarto en semipenumbras, cerrando de un solo golpe las ventanas con cristales polarizados y los pesados cortinajes y cenefas de terciopelo negro y dorado, dejando el cuarto en una oscuridad casi abismante, en donde solo la experta visión de un vampiro conseguiría ver algo entre aquellas sombras, donde un simple humano no lograría siquiera ver sus manos delante de sí.
Me acerqué a una mesita, haciéndome de un candelabro que albergaba dos velas a cada extremo, las que encendí cuidadosamente, y regresé a la cama, donde mi amado aún permanecía recostado.
Ciertamente su iniciación al mundo de los no-vivos comenzaba ahora ... solo faltaba que los dolorosos estertores de la muerte lo arrebataran de lo que le quedara de vida física, dando luego a su nacimiento al mundo de los muertos ... y yo estaría allí para darle la bienvenida.
Cerré los negros doseles aterciopelados de alrededor de la cama, envolviéndonos en una intimidad interrumpida solo por la débil luz de las velas, y tomé su mano, estrechándola con fuerza, para acompañarlo en su viaje hacia la muerte.

-
Tranquilo, mon ánge ... dolerá al comienzo, no te asustes ... tu cuerpo ha de morir y de deshacerse de todos sus rasgos humanos, de todo aquello que lo contamina, sentirás como tus fluidos abandonan tu cuerpo, expulsándolos de tí ... es normal, pero yo estaré siempre aquí, no me separaré de tu lado en ningún momento. Jamás me atrevería a dejarte solo, mon amour. -

Y la metamorfosis dio su inicio ... envolviendo su cuerpo en dolorosos espasmos mortuorios, sus miembros se agarrotaban, su mano aferraba la mía con fuerza, a punto de romperme los dedos, aún así, la sustuve, cumpliendo mi promesa de no dejarle ni un solo instante, mientras que los dedos de su otra mano se hundían entre los pliegues de las sedas rojas, aferrándolas y rasgándolas sin mayor esfuerzo. Su rostro se volvió un amasijo de músculos rígidos y sus labios se abrían en un mudo grito de horror, mientras todo su cuerpo expulsaba sus fluidos.
Tras minutos que me parecieron una eternidad, su cuerpo cayó por fin exhanime, agotado y febril, sumiéndolo en un aletargamiento. Su transformación había concluído por fin, su muerte y su regreso de ella se habían manifestado justo delante de mis ojos, pero aún me faltaba ser testigo de su nacimiento al mundo de las tinieblas.

Acerqué la luz a su rostro, y la visión de mis ojos me obsequió con la más hermosa de las transformaciones ... su albo rostro de alabastro destacaba ahora impoluto sobre los tonos cereza de las sábanas y almohadas ... sus mejillas teñidas de un suave rosa le entregaba un aire de pureza y una candidez arrebatadora que me quitaba el aliento, mientras que sus labios carnosos se cubrían de un fuerte tono carmesí, tan rojos como la sangre que acababa de saciar en mi sed de él. Sus cabellos se volvían tan lisos y sedosos, lustrosos como el azabache y sus ojos, esas dos maravillosas estrellas esmeralda absorbían en sus iris la débil luz de las velas, haciéndola suya, entregándoles una transparencia cristalina y una luminosidad sobrenatural.

Suspiré al ver como su nacimiento al mundo de las sombras le añadía a su rostro y cuerpo una belleza increíble, un aura de solemnidad, majestuosidad y perfección ... un ángel caído frente a mí.

-
Eres .... hermoso ... - *Suspiré, conteniendo el aliento* - Perfecto ... inmaculado ... no hay ser sobre la Tierra, o arriba en los Cielos que pueda igualar tu belleza, mon petit ánge ... hasta la más bella de las flores palidecería ante tí y hasta Luzbel mismo moriría de envidia ante tu perfecta hermosura .
-

Tenía aún entre la mía su mano suave y pálida, y de un leve tironcito le indiqué que se sentara para recrearme en su figura. Suspiré nuevamente, sin poder apartar mis ojos de él, completamente embobado y enamorado como quinceañero de aquel ser tan perfecto. Le recorrí con la vista, y descubrí sus ropas húmedas, debido a los fluidos expulsados ... que estúpido, que descortés de mi parte ... debía ayudarle a darse un baño, pues aún se encontraba débil, pero mi mente corrió a velocidad vertiginosa, casi provocándome una hemorragia nasal al imaginar ese dulce y sensual cuerpo completamente desnudo ser recorrido por mis manos, deleitándome en la suavidad de su piel. Mis deseos por él me atraparon nuevamente, aún así, no me atreví a sugerir mi idea, lo cual no hizo que pudiera evitar sentir como mis mejillas y toda mi cara ardía en llamas, cubriéndose casi completamente de rubor.

*************************************************************************

ATENCIÓN : Tema cerrado. Continuación en el Castillo de Lestat, Cuarto Matrimonial.
http://sangredevastago.forosactivos.net/cuarto-matrimonial-f117/el-nacimiento-de-louis-mi-amado-mi-compayero-para-toda-la-eternidad-t194.htm#592

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Amanecer y ocaso ( privado )   

Volver arriba Ir abajo
 
Amanecer y ocaso ( privado )
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Hospital Privado
» Entre árboles y ocaso.{Libre}
» Choque en el pasillo... [Privado]
» de paseo por el bosque (privado con sakura hime)
» Reto al Amanecer. Nocturne vs Legim

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Dominio Humano :: Suburbios-
Cambiar a: