ÍndicePortalRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Frenesí y Rötschreck

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lestat
Príncipe de la Camarilla
Príncipe de la Camarilla
avatar

Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 21/06/2009
Localización : Acechándote, amparado por las sombras.

MensajeTema: Frenesí y Rötschreck   Vie Jul 10, 2009 5:41 am




*** Frenesí y Rötschreck ***

Los Cainitas caminan por una línea muy delgada entre su naturaleza civilizada humana y las pasiones más bajas de su naturaleza vampírica. El lado oscuro de su personalidad, conocido como la Bestia, confía en la pasión y el instinto en vez de la razón. Esta parte del personaje suele salir a la luz en momentos de emociones intensas: hambre, humillación o miedo; algo que la mayoría de los Cainitas tratan desesperadamente de resistir. A veces tienen éxito y retienen el control completo de sus acciones. Otras veces, la Bestia les domina y el resultado es una orgía de violencia instintiva. Estos estallidos son conocidos como frenesí o Rötschreck o en conjunto como “sucumbir a la bestia”. Rötschreck difiere de otras manifestaciones de la Bestia en que es una respuesta primitiva al miedo (en vez de ser una de ira y pasión), de modo que se trata separado del frenesí.


**Frenesí**

El frenesí representa un estallido de emociones sin control, semejante en muchos aspectos a un acceso de cólera temperamental, pero mucho más primitivo y violento. El vampiro es consumido por la rabia, atacando a amigos y enemigos por igual e ignorando sus normas habituales de comportamiento y moralidad. La dificultad de resistir a la Bestia varía mucho, dependiendo de la personalidad y actitud del personaje. Los sucesos que empujarían al frenesí a un Cainita pueden no tener efecto sobre otro. La mayoría de los detonantes son emocionales, pero algunos son físicos, notablemente las heridas y el hambre. Los tipos de frenesí son :

Deliberado: Algunos Cainitas, notablemente aquellos de la Via Bestiae o los einherjar escandinavos, buscan deliberadamente a la Bestia y tratan de sujetarla a sus propias necesidades. Se empujan a sí mismos al frenesí, confiando en sus instintos para controlar su manifestación de la Bestia. Esta práctica de provocar el frenesí deliberadamente es conocida por diversos nombres, pero “invocar a la Bestia” es el más común, mientras que “cabalgar a la Bestia” es el término aceptado para intentar dirigir el frenesí.

Hambre: Después de la ira, el hambre es la causa más probable de frenesí en un Cainita. La necesidad de sustento de un vampiro, no es meramente el dolor sordo que experimentan los mortales sino más bien una adicción que lo engloba todo. Siente la necesidad en cada fibra de su cuerpo, por lo que cuando la reserva de sangre se reduce, se siente obligado a alimentarse de cualquier fuente. Cualquiera que sea y esté a mano. Cuando la reserva de sangre de un personaje cae por debajo de un cuarto de su nivel total, empieza a ansiar sangre y debe tirar para resistir el frenesí cuando quiera que se vea tentado por un recipiente. A medida que
disminuye la reserva de sangre del vampiro, este deseo aumenta (incrementa la dificultad de resistir en uno por cada punto de sangre por debajo de la cuarta parte). Si esta tirada falla, el personaje ataca inmediatamente a la fuente más cercana de alimento con el objeto de beber de ella. Continúa bebiendo hasta que o sea restablecida su reserva de sangre o la víctima muera. Si ocurre lo primero, puede intentar poner fin al frenesí. Si esto falla o su reserva de sangre no está al completo, atacará a otra víctima, y así hasta que el frenesí termine o quede saciado.

Ira o Frustración: Cuando algo haga enfadar al personaje, debe luchar para mantener sus emociones dentro de lo normal. No conseguir esto puede resultar en un frenesí en el que el Cainita se esfuerza por destruir la causa de su ira. Durante la parte inicial de este frenesí, las acciones del Cainita están muy enfocadas, pero incluso matar o expulsar a la fuete de la ira puede ser insuficiente para saciar a la Bestia, teniendo como consecuencia que otros se conviertan en víctimas de la furia descontrolada.

Peligro: Un gran peligro puede provocar el frenesí a un Cainita, apremiándole a lanzar un ataque preventivo. El frenesí es sistemático en su elección de amenazas como objetivos, aunque la definición de “amenaza” cuando se es presa de la Bestia, está abierta a una interpretación amplia. Un vampiro en frenesí provocado por el peligro casi seguro que atacará a la mayor amenaza primero, y luego seguirá con las amenazas menores. Sin embargo, su naturaleza subconsciente y bestial también puede considerar a los aliados y espectadores como “amenaza” y dar como resultado que sean atacados. El frenesí provocado por el peligro no es una manifestación del terror (eso es el Rötschreck), sino un esfuerzo para eliminar amenazas, reales o presuntas.

Humillación: La humillación es otra emoción poderosa que puede conducir al frenesí. La gravedad de la humillación requerida para provocar un frenesí varía de personaje a personaje. Aquellos con una naturaleza segura de sí misma habitualmente pueden resistir cualquier insulto excepto los más graves. Aquellos para los que la opinión de otros es importante pueden estallar por provocaciones relativamente menores. Una vez que sobreviene el frenesí, nadie está a salvo en las cercanías. La primera víctima del Cainita es probable que sea la persona que le humilló, o la que le diera las noticias, pero la bestia también puede intentar matar a todos los testigos de la humillación del vampiro.

Tentación: Algunos Cainitas se esfuerzan duro en seguir un camino de rectitud, permaneciendo fieles a su código mortal y a su naturaleza humana. Sin embargo, la tentación siempre está presente susurrando en su oído e incitándoles a cometer actos pecaminosos. En ocasiones estas voces son demasiado fuertes y el Cainita debe luchar contra la Bestia o entrar en frenesí.




**Rotschreck**


El miedo es un importante factor motivador para todas las criaturas vivas y sin vida, mas la resistencia e inmortalidad efectiva de los Cainitas les libera de muchos de los temores sufridos por la humanidad. Sin embargo, mientras que esta libertad da como resultado personajes que se atreven a enfrentarse al mundo, también tiene como consecuencia una reacción más extrema hacia esas pocas causas de verdadero temor para los Cainitas. La primitiva respuesta de terror en los vampiros es conocida como Rötschreck, el Miedo Rojo. El fuego y la luz del sol son los principales detonantes de esta condición, que es tan inconsciente como el frenesí pero que lleva al vampiro a intentos desesperados de huir, utilizando la violencia y los poderes para acelerar su huída.

Todos los vampiros tienen algún control sobre la reacción y pueden suprimir en gran medida su instinto de evitar el fuego, lo que es una suerte dado que las llamas son la principal fuente de iluminación en el Medievo Oscuro. La llama tiene que suponer una amenaza real para el Cainita para que provoque una comprobación de Rötschreck, de modo que la presencia de una antorcha en un candelero de pared o una vela sobre una mesa no requiere una reacción de parte del vampiro. No obstante, si la misma antorcha es arrojada contra la cara del Cainita, puede pasar cualquier cosa. La presencia de grandes antorchas y braseros sí inquietan a los Cainitas. Los vampiros que intenten resistir el frenesí en esas condiciones, sufren una penalización . Para que se aplique esta penalización, tiene que haber llamas abiertas apreciables en las cercanías, una simple vela no basta.
Para esto se recomienda poner especial cuidado en la forma de rolear, los detalles, ser especialmente cuidadosos al describir un entorno.


_________________
Volver arriba Ir abajo
http://sangredevastago.forosactivos.net
 
Frenesí y Rötschreck
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Reglamentos e Información :: Información de Vampiros Ghouls y Humanos :: Vampiros-
Cambiar a: